Estamos frente a un nuevo amanecer de los pueblos, la victoria del NO en Grecia, cuna de la civilización occidental, así lo confirma. Hoy, se ha escrito un nuevo capítulo en la historia de Europa y en la historia de la lucha de clases pues nuevamente los griegos han dado una lección del ejercicio de la democracia y soberanía frente a los poderes facticos y oligárquicos de la troika.

 Aún frente al asedio y el chantaje de una guerra económica, el pueblo ha salido a la calle a decirle NO a quienes por décadas los han estado estafando, aquellos que sin ser siquiera electos se auto proclaman dueños de los destinos de los pueblos. Le han dicho NO a los poderosos y corruptos que pretenden salir de la crisis, por ellos creada, a costa del sudor de los más humildes, demostrando que es en el pueblo donde reside la soberanía.

 

Con una victoria de más de 60%, el pueblo griego, que en los últimos días ha recibido incontables muestras de solidaridad envía un mensaje a todo el sur de Europa. El fin de los gobiernos esbirros de los entes financieros esta cerca.

En España por ejemplo, las oligarquías han tratado de colocar al pueblo griego como enemigo del pueblo español, tratando de hacer ver que los españoles estaban pagando la deuda griega y que éstos eran una carga pesada en un momento de crisis, sin embargo, aún controlando los grandes medio de desinformación y cadenas de noticias, no han alcanzado su objetivo. El pueblo español cansado de la manipulación mediática y “curados en salud” por tantas mentiras difundidas sobre Venezuela en los medios, ha celebrado la victoria del NO como propia.

Y es que el golpe propinado a los perros de la troika es una victoria para todos los pueblos de la Unión Europea quienes han tenido que pagar la crisis de los bancos y los poderosos con medidas de austeridad. Así vemos como en Inglaterra se suceden protestas estudiantiles anti-capitalistas por una educación libre y no mercantilizada, en España ya son varios años de indignados y lucha contra los desahucios y así, podemos ir pintando un cuadro donde contra cada medida de la derecha nace, de la necesidad, la organización popular para combatirla.

La bancarrota de la derecha se hace evidente, no son capaces de hilar un discurso coherente pues han perdido toda credibilidad. En palabras de Ada Colau, actual alcaldesa de Barcelona, “Su retórica [la de la derecha] se da de narices contra la verdad de la gente”. Y es que siguen obviando el clamor del pueblo para defender a sus financistas y sus cuentas en suiza.

 Durante un debate, Paco Marhuenda, director del diario la Razón le diría a Ada Colau: “¿Sabe por qué ustedes no gobiernan en ningún sitio? Porque mienten, porque exageran” y es que para la derecha el sufrimiento de un pueblo que pierde sus viviendas es sólo eso, una exageración. Pues ya sabemos a quién le ha dado la razón la historia.

Casos como éste no dejan de sucederse. Demuestra la ceguera en la que han caído quienes se han llenado los bolsillos robándoles a los trabajadores. La organización popular es a fin de cuentas la única capaz de dar soluciones a los problemas de la gente. Hoy la lucha de clases se ha puesto por sobre las banderas nacionales para abrir nuevos horizontes a nivel mundial.

Con todo, la victoria griega no es sólo un mensaje a Europa, sino a los partidos que han tomado la senda vergonzosa del reformismo en América latina. Grecia demostró hoy que el pueblo exige medidas radicales y no medias tintas. Ante el sabotaje y el chantaje, ante la guerra económica, hay que profundizar la revolución. La única salida de la crisis es hacia adelante

@leanderperez1