Esta mañana se ha dado a conocer la noticia, Jeremy Corbyn ha resultado ganador de las elecciones dentro del partido laborista y ha pasado a ser la nueva cabeza de la organización.


Ya lo veníamos augurando, Europa está cambiando.  Desde el año 2008, la crisis económica del capitalismo ha empujado a las masas a las calles a reclamar cada vez mayores aperturas democráticas y una renovación en las formas de hacer política. Por otro lado la derecha intentando mantener sus tasas de ganancia implementa medidas de austeridad que afectan a los más humildes. Pero sabemos que el orden social que tanto ama la burguesía no se puede mantener si no hay una relativa paz entre las clases, una paz que se ha ido agotando a punta de recorte. Es así como hemos visto en los últimos años la toma de plazas y lugares públicos, en Grecia, España y hasta en los estados unidos.



En un reportaje anterior hablábamos sobre la lucha de los estudiantes de la London school of economics. La lucha de los jóvenes contra las medidas de austeridad, reclamando una educación gratuita entre otras cosas. Pues han sido esos jóvenes la base del apoyo a Corbyn quien al principio de su candidatura era visto con desdén por la derecha. Sin embargo, a última hora se el numero de suscripciones al partido aumentó considerablemente. Era la juventud buscando cause y se materializaron los votos.

 

Corbyn ganó entonces en la primera vuelta con un sorprendente 59% de los escaños. Opuesto a la guerra y a las medidas de austeridad, intentará dar un vuelco a la política que los últimos años ha ido tomando el partido para hacerlo volver a sus causes socialistas.

 

El miedo de la burguesía europea ya se siente en el aire. Temían que el caso griego se les saliera de las manos y lo ha hecho. Ya el pueblo ha despertado, lo saben porque lo ven en cada derrota que sufren, en España lo han sentido, ahora en Inglaterra también. Al resto le queda seguir peleando.

Marx sostenía que para que la revolución tuviera un carácter mundial debía darse en un país cuyas fuerzas productivas tuviesen un alto grado de desarrollo, Lenin sabía que después de la revolución de octubre, su deber era contribuir con la revolución mundial, de lo contrario no podrían darse condiciones para la construcción del socialismo en un país tan atrasado (por ello tuvo que recurrir a la NEP). Es por ello que vemos con tan buenos ojos el despertar del pueblo europeo y su lucha contra la austeridad y el socialismo. A nosotros en Latinoamérica nos toca seguir aguantando los embates de la burguesía y del imperialismo, nos toca seguir dando la cara a la vez que luchamos contra las tendencias reformistas que proliferan en cada partido, parlamento o gobierno tomado. Todo esto con la esperanza de cambiar el rumbo del mundo.

 

Aun falta, pero la victoria de Corbyn es un buen augurio. Toca rearmar fuerzas en Grecia, construir un aparato que no traicione la voluntad de los humildes. Toca ganar España y borrar al PP y al PSOE del mapa político mundial así como fueron borrados AD y COPEI. Toca movilizar y organizar a la juventud contra el capitalismo. Toca sostener la revolución bolivariana y sanearla del burocratismo y la corrupción. Nos toca seguir luchando por el socialismo si queremos un futuro diferente.