Uno de los temas más tergiversados por los ideólogos de la burguesía es la “dictadura del proletariado”. Ya que, siendo ellos “fieles defensores de la democracia”, se oponen ferozmente a cualquier tipo de dictadura. Sin embargo, como demuestra Marx, la democracia defendida por la burguesía – la democracia representativa que existe en la mayoría de los países –, no es más que una dictadura del capital, en la cual, en el mejor de los casos, se nos da el derecho de elegir cada cierto tiempo, qué representante de la clase burguesa nos dirige.

Leer más: Columna: Juventud Marxista n° 18 "Sobre las clases sociales"

Las tesis reformistas, plantean la posibilidad de ir derrotando paulatinamente al capitalismo, reforma tras reforma, avanzando “lento y seguro”. Se analiza de esta forma a la burguesía como un ente sometidos a las reglas del libre mercado y a las leyes que rigen en materia económica. Ingenuamente ven a la clase dominante sólo como empresas o personalidades jurídicas carentes de voluntad propia o dirección humana consciente. Esperan estos “socialistas utópicos” que la oligarquía del país sólo se sentará a esperar que las medidas llevadas a cabo por el gobierno revolucionario les derroten, y les arrebaten los privilegios de los cuales han gozado toda su vida.

Leer más: Columna: Juventud Marxista n° 17 "Reformismo o Revolución"

Juventud Marxista

La sociedad capitalista es como un río crecido que corre con fuerza hacia la derecha, arrastrando todo a su paso, y la humanidad es una balsa que flota a la deriva sobre él. Si tratamos de quedarnos inmóviles sin remar hacia derecha o izquierda, nos arrastra con él, pero si a pesar de que rememos hacia la izquierda, no lo hacemos con la suficiente fuerza, no nos movemos o nos arrastra de igual forma. Por lo que la única solución para poder avanzar en sentido contrario hacia donde nos empuja el río, es que rememos con la fuerza suficiente, que nos permita luchar contra la corriente.

Leer más: Columna: Juventud Marxista n° 16 "Ser marxista es ser radical"

Juventud Marxista

Luego de la caída de la Unión Soviética, la incertidumbre, el miedo, y la desconfianza a sus propias ideas, invadió a un grupo de “renombrados marxistas”, mientras unos optaron por ser los justificadores de la caricatura burocrática en que se convirtió el régimen Estalinista, otros se encargaron de revisar y “corregir” una y otra vez las bases teóricas marxistas, hasta autoproclamarse los nuevos inventores del socialismo actual.

Leer más: Columna: Juventud Marxista n° 15 "El Ecosocialismo, una falsa esperanza 'verde'"

Juventud Marxista

La burguesía en su afán de derrotar al movimiento obrero revolucionario internacional, por más de 150 años se ha encargado de tergiversar al marxismo, siendo esta la única verdadera arma teórico-práctica  que puede acabar con su dominio, para hacerlo pasar por enemigo del pueblo y de la clase trabajadora en especial. Sus “teóricos” burgueses han pintado una caricatura sobre la teoría de la Lucha de Clases. Se supone, según ellos, que es la expresión de un grupo de flojos y violentos resentidos sociales, que solo envidian las posesiones de los ricos, quienes, según aseguran estos teóricos, trabajaron mucho para conseguirlos.

Leer más: Columna: Juventud Marxista n° 14 "¿Qué es la lucha de clases?"