Todos nosotros hemos sido formados y educados para ser una parte funcional dentro de la sociedad, y esto en el marco de una sociedad capitalista, implica que hemos sido moldeados para ser piezas útiles dentro del modelo económico capitalista. Este adoctrinamiento llega a formar parte de nuestra cultura, nuestra conciencia, y de nuestra moralidad. La sociedad capitalista está creada sobre la base de “cuanto tienes, cuanto vales”, y el éxito es medido en torno a las riquezas que posees. No debemos extrañarnos entonces que muchas personas tengan actitudes individualistas, si esto es precisamente lo que se nos enseña en nuestro día a día.

Hemos escuchado muchas veces la frase “hay que cambiar las conciencias, para cambiar la sociedad”, pero como hemos explicado, es la sociedad capitalista la que moldea nuestra conciencia a su semejanza. Por lo tanto no podemos esperar que las masas formadas para adaptarse al sistema, sean capaces por sí solas de cambiar la sociedad desde la raíz. Mientras haya una sociedad basada en la acumulación de dinero, entonces siempre habrán individuos con conciencias egoístas e individualistas.

¿Qué se necesita para cambiar la sociedad?

Para lograr un cambio social desde la raíz se necesita primero cambiar la sociedad capitalista, y esto sólo es posible a través de una Revolución Socialista. Como explicó el gran líder revolucionario ruso Vladimir Lenin, para que esto ocurra se necesitan dos condiciones esenciales: 1) las condiciones objetivas: correspondientes al descontento generalizado de las masas hacia sus condiciones de vida actuales, que les movilice a  luchar por un cambio, y 2) las condiciones subjetivas: representadas por una vanguardia de cuadros formados con la fortaleza de las ideas del marxismo, que puedan direccionar a las masas hacia las transformaciones necesarias para llevar a cabo una revolución socialista.

Un pueblo educado, y formado para funcionar dentro del capitalismo, sólo podrá cambiar las cosas en el marco de lo que conoce, por lo tanto sólo harán cambios dentro del capitalismo y sin romper de raíz con él. Es por esto que hace falta una vanguardia de cuadros, especialmente jóvenes, formados con las ideas precisas y bajo una dirección clara, que puedan orientar a las masas, y acompañarles hasta que estas logren romper con toda la vieja formación que han recibido por décadas, y asumir un papel protagónico en la transformación de la sociedad.

¿Qué hacer para ser parte del cambio?

No puede haber práctica política sin una teoría revolucionaria acorde, y viceversa. No basta con leer y tener posturas críticas para hacer el cambio. Un persona muy formada que no participa activamente en su comunidad, centro de trabajo y/o centro educativo, no sólo no es capaz de cambiar nada, sino que permite que las cosas sigan así como están. Es por esta precisa razón que somos militantes de la Juventud Marxista, para educarnos con las herramientas del marxismo, como únicas herramientas teóricas que nos permiten entender las transformaciones necesarias para acabar con las desigualdades de la sociedad capitalista. Para poder luego educar a otros en las comunidades, fábricas, centros educativos, etc. Enseñarle a la clase trabajadora a desaprender toda la formación capitalista que han adquirido durante años, y a aprender las ideas del socialismo científico.

¿Cómo puedo hacer para ser militante de la Juventud Marxista?

Si estás de acuerdo con nuestras ideas, y quieres ser un militante de la JM, registra tus datos ingresando a este enlance: Únete a la JM y te contactaremos.